Batalla final entre Moros y Cristianos para despedir la trilogía

Imprimir
Las Fiestas de Moros y Cristianos de Cocentaina llegaron a su fin el lunes 12 de agosto con el día del Alardo, una jornada que comenzó al amanecer con las tradicionales Guerrillas a las faldas de la Serra de Mariola. A las 11 de la mañana el Estafeta Moro pidió la rendición de la Villa Condal al Capitán Cristiano y tras se rechazado emprendió una veloz carrera para advertir a los suyos de que había llegado la hora de conquistar esta fértiles tierras del Comtat. Así lo expresó el Embajador Moro durante la Embajada, papel declamado por Rubén Vilanova Domínguez, y un parlamento que finalizó sin acuerdo. Esta falta de consenso llevó a los árabes a incendiar las murallas contestanas antes de que se iniciase una cruenta batalla de arcabucería que finalizó con victoria de las tropas moras, una conquista materializada con el izado de la bandera de la media luna en lo alto del castillo situado en la céntrica Plaza del Pla. A mediodía, en el solar situado en la Ronda Sur a espaldas del Colegio San Juan Bosco, las Filaes Bequeteros y Cavalleria Ministerial protagonizaron la humorística 'Ambaixada de les Tomaques' en la que la munición empleada fueron los tomates de las huertas contestanas. Ya por la tarde los cristianos regresaron dispuestos a conquistar Cocentaina y tras la fallida Estafeta el Embajador Cristiano, David Pascual Bonet, instó a los moros a rendirse y a entregar la fortaleza. Tampoco hubo acuerdo y las palabras dieron paso a las armas, un combate de arcabucería que se resolvió con la lucha cuerpo a cuerpo entre los Cargos del 2019 y que finalizó con la victoria de las tropas de la cruz. Al silenciarse los arcabuces, sin apenas tiempo, se produjo el acto de Acción de Gracias a San Hipólito Mártir y a la Virgen del Milagro en el Monasterio de las Clarisas al mismo tiempo que se efectuó el traspaso de cargos. Estos serán asumidos en 2020 por las Filaes Contrabandistas (Capitán Cristiano), Bequeteros (Capitán Moro), Almogávares (Abanderado Cristiano) y Mudéjares (Abanderado Moro). Finalmente se trasladó en procesión la imagen pequeña de San Hipólito Mártir a la parroquia del Salvador, un acto que culminó las Fiestas del 2019 aunque estas terminaron de forma oficial al día siguiente con la Misa Mayor en honor al patrón de Cocentaina en el día de su festividad litúrgica.
 
Última actualización ( Martes, 08 de Octubre de 2019 22:43 )